Una Nación de Inmigrantes

Por Melani Segovia

Estas son una variedad de piezas publicadas que han sido entrecruzadas para formar una pieza recitada. Hice este artículo porque habla de inmigración, que es algo realmente importante en mi vida. Quería mostrarle a las personas que los inmigrantes emigraron a los Estados Unidos para vivir una vida que no pudieron llevar acabo en sus propios países debido a las diferentes circunstancias que les impidieron hacer lo que querían, que era tener un futuro y una vida estable. Al armar esta pieza, me di cuenta de que debería estar orgullosa de ser una inmigrante porque sacrificamos nuestras vidas para venir a un país desconocido para tener una vida mejor y escapar de lo que sea con lo que estemos lidiando en nuestro propio país.

INTRO por el autor: La libertad era algo que mi familia no tenía en El Salvador debido a la situación social, política y económica que persiste hoy. Mi madre me trajo a este país cuando tenía siete años para que mis hermanos y yo pudiéramos tener una vida mejor, por la misma razón por la que tantas familias han venido aquí durante los últimos 300 años. En los poemas de Emma Lazarus y Faith Ringgold, la carta de Barack Obama a la prensa sobre la derogación de DACA y los artículos de Jordan Green y Brandon Stanton, vemos que la lucha persiste por los inmigrantes en nuestro país, a pesar de que somos: Una nación de Inmigrantes; Un programa.

[box] Dadme tus cansados, tus pobres,

Tus masas amontonadas gimiendo por respirar libres,

Los despreciados de tus congestionadas costas.

Enviadme a estos, los desposeidos, basura de la tempestad,

Levanto mi lámpara al lado de la puerta dorada! [/box]

Inmigración puede ser un tema controversial. Todos queremos fronteras seguras y protegidas y una economía dinámica, y las personas de buena voluntad pueden tener desacuerdos legítimos sobre cómo arreglar nuestro sistema de inmigración para que todos sigan las reglas.

Vine a los Estados Unidos cuando tenía seis años. Mi mamá dijo que nos trajo aquí para que tuviéramos oportunidades en la vida. Ella dijo que en las Bahamas, solo son los "que tienen" y los "que no tienen". Quería que tuviéramos más opciones. Pero no creo que ella completamente entendiera cómo funcionan las cosas aquí.

“Era tarde en la noche, pero yo no podía dejar de llorar y la gente se enojaba con mi madre y le gritaba‘ Callad a esa nina; vas a hacer que nos atrapen '”, dijo Cortez-Pérez, recordando el final del viaje cuando se acercaban a la frontera. “No quería que nadie del grupo me agarrara. Mi madre estaba agotada, ya que estaba embarazada de seis meses. Y cuando las cosas no podían empeorar mas, me raspé toda la mano en un cactus. Solo es de imaginarse lo que pasó después. Comencé a gritar a todo pulmón y llamé la atención de la patrulla fronteriza de ICE. Al ver esto, todos corrieron hacia el otro lado y nos dejaron atrás.

No cabía duda que la situación era delicada cuando la madre de la señora Cortez-Perez explico las circunstancias de vivir en Veracruz, en la costa del Golfo de México; ella decidió que no podía aceptar un futuro en el que no podría garantizarle comida y vestimenta a su hija.

[box] Vinimos a América

De todos los colores, razas y religiones,

De todos los países del mundo.

Algunos de nosotros ya estábamos aquí antes de que llegaran los demás

Y algunos de nosotros fuimos traídos encadenados

perdiendo nuestra libertad y nuestros nombres. [box]

Esto se trata de jóvenes que crecieron en Estados Unidos- niños que estudian en nuestras escuelas, jóvenes que están comenzando una carrera, patriotas que juran lealtad a nuestra bandera. Estos Dreamers son estadounidenses en sus corazones, en sus mentes, en todos los sentidos menos en uno, en papel.

[Mi madre] era reportera en las Bahamas. Pero el único trabajo que pudo conseguir aquí era cuidar a personas mayores. Mi papá solo podía trabajar en construcción. Nos mudamos a cuatro estados diferentes solo para que pudieran encontrar trabajo.

“Mi mamá tuvo que parar, arrodillarse, bajarme y levantar los brazos en el aire, mientras pedia ayuda porque necesitaba ayuda ya que yo estaba vomitando, sudando, tenía frío y ella estaba asustada de que muriera”, Cortez-Perez continuo. “Las autoridades confirmaron más tarde que pude haber muerto por deshidratación. Los oficiales esa noche nos dieron de comer, me dieron un vaso de leche y nos dieron una celda con una cama pequeña. Mi madre me dice que después estaba muy feliz y frívola, dijo que comencé a hacer muecas a los oficiales y ellos se echaron a reír. Siempre pensé que esa parte era un poco irónica considerando nuestras circunstancias en ese momento".

Ellos fueron traídos a este país por sus padres, a veces incluso cuando eran bebés. Puede que no conozcan otro país además del nuestro. Es posible que ni siquiera conozcan un idioma además del inglés.

[box] Vinimos a América

De todos los colores, razas y religiones,

De todos los países del mundo

Viajamos desde nuestro lugar de nacimiento

En barco y en avión

Algunos de nosotros vinimos huyendo de la injusticia, el miedo y el dolor [/box]

A lo largo de los años, los políticos de ambos partidos han trabajado juntos para redactar una legislación que les habría dicho a estos jóvenes, nuestros jóvenes, que si sus padres lo trajeron aquí cuando era niño, si han vivido aquí por una cierta cantidad de años y si estás dispuesto a ir a la universidad o servir en nuestras fuerzas armadas, tendrán la oportunidad de quedarse y obtener la ciudadanía.

“Mis padres me dijeron: 'Eres indocumentada, ese es tu boleto hacia una vida mejor'”, me dijo Cortez-Pérez mientras nos sentábamos en un patio frente a las majestuosas columnas de Reynolda Hall en el campus de la Universidad de Wake Forest el jueves. “La educación era mi santuario."

Siempre me decían: "Solo estudia mucho en la escuela y todo saldrá bien". Así que ese era mi plan. Todas mis calificaciones fueron A hasta el undécimo grado cuando saque una B en matemáticas.

Y debido a que no tenía sentido expulsar a los jóvenes talentosos, motivados y patriotas del único país que conocen debido a las acciones de sus padres, mi administración actuó para levantar la sombra de la deportación de estos jóvenes, para que pudieran continuar contribuyendo a nuestras comunidades y nuestro país.

Pero hoy, esa sombra se ha proyectado sobre algunos de nuestros mejores y más brillantes jóvenes una vez más. Poner a estos jóvenes en esa situación está mal, porque no han hecho nada malo.

[box] Vinimos a América

De todos los colores, razas y religiones,

De todos los países del mundo

Trajimos nuestras alegres canciones

Nuestras sabias y verdaderas historias

Nuestra musica y aire colorido

Bellos sonidos y patrones de todo el mundo

Nuestro bailes alegre ahora liberan nuestro dolor [/ box]

Es autodestructivo, porque ellos solo quieren iniciar nuevos negocios, trabajar en nuestros laboratorios, servir en nuestras fuerzas armadas y contribuir de una u otra manera al país que amamos. Y es cruel.

Mi objetivo era estar entre a los veinte mejores estudiantes de mi clase, ir a la universidad, obtener un título y luego conseguir un trabajo. Me di cuenta de la verdad mi último año de preparatoria. Mi consejero vocacional me dijo que no podía obtener un préstamo. Tampoco podía obtener ayuda financiera. Incluso si hubiera podido encontrar una manera de pagar la universidad, probablemente no iba a poder conseguir un trabajo. Me sentí tan enojada con todos. Había algunos niños que holgazaneaban en la escuela, pero incluso ellos iban a ir a la universidad.

Y ahora que la Casa Blanca ha transferido la responsabilidad de estos jóvenes al Congreso, depende de los miembros del Congreso proteger a estos jóvenes y nuestro futuro. Me da esperanza aquellos que han sugerido que el Congreso deberían hacerlo.

Y me uno a la de la mayoría de los estadounidenses que esperan que hagan algo al respecto y lo hagan con un sentido de urgencia moral que coincida con la urgencia que sienten estos jóvenes.

Empecé a tener ataques de pánico. Mi papá me dijo que no me preocupara. Me llamó "Pedro el incrédulo". Invitó a todos sus amigos a comprar pescado frito para ayudarme a recaudar dinero. Y recibió $3,000. Pero eso no fue suficiente. Así que busqué mucho en Internet y encontré la beca TheDream.US. Mi mamá estaba tan emocionada cuando recibí la beca. Me están pagando para que asista Queens College.

[box] Ligeramente, como la suave lluvia

Nuestra comida, nuestra moda y nuestro arte

Hizo grande a Estados Unidos [/box]

Esto se trata de si somos un pueblo que saca de Estados Unidos a los jóvenes aspirantes y esforzados, o si los tratamos de la forma en que nos gustaría que tratasen a nuestros propios hijos. Se trata de quiénes somos como personas y quiénes queremos ser. Lo que nos hace estadounidenses no es una cuestión de cómo nos vemos, o de dónde vienen nuestros nombres, o la forma en que oramos. Lo que nos hace estadounidenses es nuestra fidelidad a un conjunto de ideales: que todos somos creados iguales; que todos merecemos la oportunidad de hacer de nuestras vidas lo que queramos; que todos compartimos la obligación de defendernos, hablar y asegurar nuestros valores más preciados para la próxima generación. Así es como, si seguimos así, finalmente alcanzaremos esa unión perfecta.

[box] Vinimos a América,

De todos los países del mundo

A pesar de donde venimos

O como o por que vinimos

Todos somos americanos

De la misma manera. [/ Box]

Ahora mi mamá está realmente asustada de nuevo porque revocaron DACA. Ella sé la pasa llorando todo el tiempo en el trabajo. Intento decirle que pase lo que pase, no vamos a morir. Solo puede que tengamos que empezar de nuevo.

Lazarus, Emma. “The New Colossus by Emma Lazarus.” Poetry Foundation. Poetry Foundation, n.d. Web. 08 Nov. 2017.

Ringgold, Faith. We Came to America. New York: Alfred A. Knopf, 2016. Print

“READ: Obama’s Full Statement on DACA.” CNN. Cable News Network, 05 Sept. 2017. Web. 08 Nov. 2017.

“Citizen Green: DACA Recipient: My Mother Is a Hero.” The NC Triad’s Altweekly. N.p., 15 Sept. 2017. Web. 08 Nov. 2017.

Artículos recomendados

es_MXSpanish